En un contexto donde los hábitos de consumo se vieron atravesados por la pandemia, Electrolux y la consultora Kantar llevaron adelante un análisis de mercado para conocer el impacto del Covid-19 a la hora de adquirir electrodomésticos.

Buenos Aires, septiembre 2020 – Tras varios meses de nuevos hábitos que ya nos resultan naturales, como salir a la calle con barbijo o saludarnos con el codo; Electrolux, marca líder en electrodomésticos, realizó un informe junto con la consultora internacional Kantar para conocer el impacto que tuvo la aparición del Covid-19 en los hábitos de consumo en el segmento hombres y mujeres entre 29 y 60 años.

Ahora que pasamos tanto tiempo en casa, empezamos a conectarnos con ella de otra manera y retomamos actividades como cocinar y aprovechar los momentos de ocio para mirar televisión o usar redes sociales. Esta nueva dinámica también modifica nuestra manera de relacionarnos con los electrodomésticos: si antes eran importantes, ahora son protagonistas.

“El estudio revela que el 48% está trabajando desde casa; el 44% está intentando reducir costos; el 33% experimentó una disminución de sus ingresos y el 29% empezó a comprar productos de marcas alternativas por sus precios más accesibles. En este punto, un dato interesante es que de este 29%, el 80% eligió marcas asociadas a una propuesta solidaria y sustentable”, destacó Fernanda Bassanello, Gerente de Insights Division de la consultora Kantar.

“Hoy en día los consumidores buscan alternativas que cumplan con sus estándares de calidad y practicidad, pero que también tengan impacto positivo en el medio ambiente. Los estándares son cada vez más altos, por lo que ofrecer un producto que esté a la altura se vuelve indispensable. En este sentido, en Electrolux tenemos un compromiso global para 2030 que consiste en convertirse en una empresa carbono neutral en el marco de su programa Better Living(*)”, comentó Mariano Nogueron, Director de Manufactura de Electrolux Argentina.

Según el estudio, los electrodomésticos con mayor demanda son el mixer y la tostadora, seguidos por la heladera, el microondas, la licuadora, la cafetera, el lavarropas y la plancha. Es que pasar tanto tiempo en casa nos lleva a buscar el mayor confort que podamos conseguir.

En ese sentido, están los electrodomésticos que necesitamos y los que deseamos. Los primeros son aquellos que nos hacen la vida más sencilla en estos tiempos donde nos ponemos al hombro todas las tareas del hogar. En respuesta a esta demanda, Electrolux trabaja para crear, a través de sus productos y servicios, experiencias únicas que acerquen a las personas y transformen su día a día en momentos placenteros y simples.

Por otro lado, ya sea porque no los tenemos o porque queremos versiones más innovadoras, el estudio revela que los electrodomésticos que deseamos los argentinos son: el purificador de agua, el lavavajillas, la cafetera, el extractor, la cava para vino o cerveza y los hornos empotrados.

El aislamiento social obligatorio también nos llevó a adquirir o reforzar otro hábito: la compra online. Para algunos era algo casi cotidiano; otros lo hacían de vez en cuando y muchos, nunca. Lo cierto es que durante la cuarentena casi todos terminamos por familiarizarnos con esta experiencia, aunque todavía hay quienes prefieren ir a un local. Comprar online tiene su lado positivo, sobre todo en lo práctico. Implica poder hacer una compra en cualquier momento y a toda hora sin la necesidad de desplazarnos, encontrar rápidamente lo que buscamos, comparar precios entre una tienda y otra y conocer la opinión de los demás clientes.

“El universo de los electrodomésticos está atravesando un cambio de paradigma muy importante en términos de modalidad de compra. Estamos viviendo una transformación digital que llegó para quedarse. Reflejo de ello, es que para agosto 2020, nuestras ventas online, aumentaron más de un 300% en unidades vs. el mismo período del año anterior, señaló Marcela Romero, Gerente General de Electrolux.

Los argentinos somos sociables, salidores, familieros. Algún día, otra vez las abuelas esperarán a los nietos con algo rico en el horno. Pondremos a lavar uniformes y ropa embarrada por el deporte. Prenderemos la cafetera unos minutos antes de que nos suene el timbre. Apagaremos las velitas rodeados de abrazos. Nos juntaremos a comer, a jugar a las cartas o simplemente a charlar. Lo sabemos. Lo soñamos. Volveremos a abrazarnos. Y cuando ese día llegue todo será mejor que antes. Porque en este tiempo habremos crecido. Habremos aprendido. Porque en los momentos difíciles hay que adaptarse y ser positivos. Y si hay algo que sabemos hacer los argentinos es eso.