Tras varias décadas, el molinillo tradicional ha evolucionado en el molinillo eléctrico, que puede triturar el grano aplicando diferentes velocidades y por lo tanto obtener así diferentes tamaños.

“El molinillo es una herramienta fundamental para el barista hogareño”, afirmó Nicolás Artusi @sommelierdecafe, el embajador de Oster en el rubro del café. “Existen buenas razones para moler el café en casa: el café en grano se conserva mejor por más tiempo, uno puede elegir la granulometría exacta para el tipo de cafetera que tenga y además el olor a café, ese perfume incomparable, se libera cuando se muelen los granos y dejan salir al aire todo lo que esconden en su interior”, explicó con pasión en la materia.

El nuevo molinillo eléctrico Oster® posee 18 ajustes de grosor personalizados, y un selector de cantidad de café en tazas para lograr porciones perfectas. A su vez, tiene capacidad para ¼ KG de café en granos.

Su cámara de café molido removible permite transferir fácilmente el café en polvo, y posee un vertedero removible y fácil de limpiar. A su vez, Incluye cuchara y una brocha para una limpieza más fácil.

El uso óptimo de un molinillo de café es el de no triturar el grano durante bastante tiempo, ya que el hecho de que los granos se calienten no es lo más adecuado para la conservación de las propiedades del café.

Cuando se muelen los granos con un molinillo de café, lo ideal es consumirlo en un periodo de tiempo corto. Si no tienes pensado hacerlo, guarda el café molido en un recipiente que lo preserve de la humedad, la luz y del aire. El café en granos conserva mejor todas sus propiedades organolépticas, es decir sabor y aroma que si estuviera ya molido. Esto es debido a que el café molido tiene más superficie de contacto con el aire y entonces comienza a oxidarse y a perder propiedades.

La marca Oster® continúa renovándose mediante tecnología, innovación y diseño con el objetivo de reforzar su compromiso de inspirar a las personas en su camino hacia el bienestar.