Entre los puntos a destacar de la primera línea, se encuentran sus diversas funciones, como la Antiarrugas, que aplica un proceso de lavado suave que permite reducir las arrugas en las prendas. Por otro lado, para aquellos usuarios con una agenda apretada, las funciones de Lavado Rápido e Inicio diferido, que permite programar el inicio del lavado, llegan como un aliado para el hogar.

Whirlpool piensa en las necesidades de todos sus clientes, por eso, la función de Extra Enjuague se encarga de añadir un enjuague adicional al programa elegido, con el fin de eliminar todos los restos de jabón que pudieran irritar la piel de las personas alérgicas.

En lo que respecta a la segunda línea, su avanzado motor garantiza durabilidad, bajo nivel de ruido y vibraciones, y gran ahorro de energía, mediante la función Xpert Inverter.

Asimismo, para ofrecer el mejor cuidado a las prendas, su excelente proceso Soft Move permite ajustar los tambores para cuidar la ropa con movimientos suaves, mientras que Colours15° conserva los colores de las prendas al realizar un lavado a baja temperatura. Por último, su tecnología FreshCare+ mantiene las Prendas como recién lavadas hasta 6 horas después de concluido el ciclo.

“Una línea fue especialmente diseñada para facilitar el lavado a consumidores que buscan funcionalidad. Mientras que la otra busca satisfacer al consumidor exigente, que prioriza el cuidado, el ahorro y la tecnología, con un producto confiable y duradero. En Whirlpool cada detalle cuenta, por eso, ambas líneas cuentan con tecnología y desempeño superior”, aseguró María Laura Perosio, Regional Marketing Sr. Manager de Whirlpool Latinoamérica.