Lo más reciente que se supo sobre la realización del MWC de Barcelona 2021, es que la GSMA acordó con las autoridades españolas que se exima a los asistentes al evento, a realizarse entre el 28 de junio y el 1 de julio, de las restricciones de entrada que rigen para quienes llegan desde afuera de la Unión Europea (UE). Según Mobile World Live, la Asociación indicó en un comunicado que el Ministerio del Interior del Gobierno de España permitirá a expositores, visitantes, patrocinadores y socios el ingreso al país para asistir presencialmente. La GSMA explicó que aunque existe una política para impedir la entrada de viajeros extra-UE, no se aplica a grupos como los trabajadores altamente calificados, categoría en la que se incluirían los asistentes al MWC, pero se negaría el ingreso a las personas provenientes de países que España considere de alto riesgo.
El plan de seguridad presentado por la GSMA, en colaboración con las autoridades de salud de Cataluña, incluye que los asistentes se sometan a pruebas frecuentes con los recursos que dispondrá el recinto y utilicen la aplicación myMWC, con funciones que contribuyen a preservar la salud y la seguridad. Se incluyen entornos sin contacto, flujos de tráfico en un solo sentido y mayor cantidad de personal médico, además del uso de mascarillas tipo FFP2 descartable y un test negativo realizado no más de 72 horas antes.

¿Se realizará de todos modos?

Más allá de estas medidas, para finales de junio falta bastante y nadie puede augurar algo concreto sobre la evolución de la pandemia durante las próximas semanas y meses. Ericsson, Facebook, Google, Oracle, Nokia, Sony, Microsoft, Cisco, Intel, British Telecom y LG figuran entre las empresas que, desde comienzos de este año, fueron renunciando a estar físicamente en Barcelona. El consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, se mostró confiado y hasta dejó suponer que menos empresas en el predio es algo aceptable y quienes no asistan podrán seguirlo en forma virtual.
La pregunta es qué pasará si más empresas deciden dejar el barco de aquí a junio. Algunos de los argumentos que justificaron deserciones fueron que no se puede reunir a más de 50.000 personas en un evento de esta naturaleza con total seguridad, sobre todo cuando la esperanza fijada en el ritmo vacunatorio no se concreta hoy como se creía que iba a resultar a esta altura de 2021.
En juego hay mucho más que lo que pone en el tapete la propia GSMA. FIRA de Barcelona, uno de los predios feriales más importantes de Europa, revela en su sitio web que toda su actividad anual genera un impacto económico de más de 4600 millones de euros en la ciudad y su entorno y más de 34.600 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Ante cifras como estas, la cancelación de cualquiera de sus eventos nunca puede ser de bajo impacto.