La planta de BGH Río Grande se convirtió en la primera fábrica de Tierra del Fuego en conseguir la certificación del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) basada en la norma COVID 19.

“Estuvimos entre las primeras plantas de Tierra del Fuego en reanudar la operación industrial tras la cuarentena por Covid y hoy somos la primera en certificar con la norma IRAM Covid-19”, aseguró Guillermo Fernandez, Director de Supply Chain y Operaciones de BGH. “Todo fue posible gracias a la incorporación de un estricto protocolo de bioseguridad acordado con las autoridades provinciales, superior a los estándares normativos vigentes y a la toma de conciencia y excelente predisposición de nuestros colaboradores para cumplir con las medidas establecidas con el objetivo de proteger nuestra salud, la de los integrantes de la cadena de valor y de la comunidad en general”, agregó.

La auditoría que se realizó para conseguir el reconocimiento consistió en 2 etapas, la primera una revisión documental que se ajustará a las indicaciones de la norma IRAM 3820 y una segunda etapa que fue una auditoría presencial de 2 días en planta por el auditor designado.

En este sentido, se llevaron a cabo reuniones multidisciplinarias, específicamente con el servicio de medicina laboral y seguridad e higiene para establecer las necesidades según los requisitos provinciales y nacionales. Se establecieron los mecanismos de prevención y actuación como construcción de salas de aislamiento, cartelería y publicidad. Hubo cambios en los servicios externos como transporte, seguridad y comedor. Se estableció la separación de los horarios para la desinfección y desinfecciones semanales de instalaciones completas y se modificó el tratamiento de los residuos de la planta, entre otras medidas.

La planta de BGH en Río Grande, Tierra del Fuego, posee 42.000 metros cuadrados de superficie, donde produce aires acondicionados, televisores y microondas de marca propia y para terceros. Actualmente emplea a más de 1000 personas.