Industria electrónica: un sector con presente y futuro

 Ana Vainman, Directora Ejecutiva en Afarte, analiza el panorama de la industria electrónica de consumo en Argentina.

Por Ana Vainman

La industria electrónica de consumo logró mantener sus niveles de producción durante 2023. El sector es hoy el principal empleador privado de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Con 8.500 empleos directos y más de 7.000 indirectos. Posee cerca de 20 plantas productivas, más de 40 líneas de inserción automática de fabricación de placas electrónicas, una capacidad instalada de más de 22 millones de unidades (de celulares, televisores, acondicionadores de aire, microondas y autopartes electrónicas) anuales. Además cuenta con ingenieros y operarios de alta calificación, certificaciones, auditorías de marcas internacionales como Samsung, Motorola, LG, Philips, TCL y otras y está fabricando localmente con estándares de calidad internacional. Pero por sobre todas las cosas, la industria electrónica tiene una gran capacidad industrial y una versatilidad que permitirían fabricar otros productos.

Durante los primeros nueve meses de 2023 (últimos datos disponibles) la producción acumulada de celulares estuvo cerca de los 8 millones de unidades, un 2,9% más que en el mismo período de 2022. Durante los primeros cuatro meses de 2023, la producción mostró una tendencia positiva y por encima de las cifras de 2022 pero esta tendencia se revirtió entre mayo y julio, aunque a partir de agosto la producción retomó la senda positiva por encima de los valores de 2022.

Entre enero y septiembre se fabricaron 1,9 millones de televisores, un 19% por debajo del mismo periodo de 2022. La retracción de la producción fue muy marcada en el 3° trimestre del año, produciéndose un 29% menos que en el mismo trimestre de 2022, pero hay que tener en cuenta que la comparación se hace con un año mundialista, donde siempre hay mayores volúmenes de producción.

En los primeros nueve meses de 2023 se produjeron 1,04 millones de equipos de aire acondicionado, un 27% más que en 2022.

De este modo, la fabricación de los principales productos de la industria electrónica se mantuvo estable, a pesar de las dificultades por las que atravesó el sector, especialmente con la adquisición de insumos importados necesarios para producir y con el pago a proveedores del exterior.

Además de este presente de la industria fueguina, el sector ya está trabajando para el futuro. La industria está comprometida en contribuir a un cambio en la estructura productiva de la provincia. Con la última prórroga del subrégimen industrial que se realizó en 2021 (a través de los decretos 725 y 727) se dispuso la creación del Fondo para la Ampliación de la Matriz Productiva Fueguina (FAMP -Fueguina).

Así, las empresas nucleadas en la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) presentaron proyectos para diversificar sus negocios principales con propuestas tan variadas como la construcción del puerto de Río Grande; la creación de una línea de transporte marítimo; la creación de empresas proveedoras de servicios para el frente antártico; el desarrollo de la actividad agrícola en una provincia con escasa agricultura; el turismo; la economía del conocimiento y otros.

Fuente: ambito.com

Últimas noticias

Destacadas del sector

Categorías

Suscribite al Newsletter

    Última edición #166

    Ir a Arriba