En el marco del Mobile World Congress (MWC), la GSMA informó que se espera que hacia el final de 2025 se llegue a 1.800 millones de conexiones 5G, lo que equivale a decir que el 20% de las conexiones de telefonía móvil serán de quinta generación. La mayor parte de las adopciones de la nueva tecnología se concretarán en América del Norte y Asia-Pacífico. La GSMA destacó que la adopción de 5G representará el 53% (164 millones) del total de conexiones en Australia, Japón, Singapur y Corea del Sur.
En América del Norte, el 51% (219 millones) de todas las conexiones móviles utilizará redes 5G, y China dispondrá de 828 millones de conexiones 5G, casi la mitad del total mundial previsto para 2025.
A finales de 2020, los abonados individuales a telefonía móvil en todo el mundo sumaban 5.200 millones (el 67% de la población), sin diferencias significativas con respecto a 2019, ya que, según la GSMA, los mercados se estaban saturando. Al finalizar 2025, casi 500 millones de nuevos abonados, procedentes en su mayoría de Asia y del África subsahariana, elevarán el total de suscripciones móviles a 5.700 millones en todo el mundo.
En 2020, las tecnologías y servicios móviles aportaron 4,4 billones de dólares (unos 3,7 billones de euros) al PIB mundial, frente a los 4,1 billones de dólares (unos 3,4 billones de euros) de finales de 2019. Se espera que contribuyan con casi 5 billones de dólares (unos 4,2 billones de euros) del PIB mundial a finales de 2025, porque la adopción de servicios móviles crecerá a medida que los diversos países comprueben su importancia en el incremento de la productividad.