El papel de la Ciberseguridad en la productividad empresaria

A medida que la tecnología avanza, se incrementan también las amenazas que, a nivel empresarial, pueden impactar en la productividad y los procesos administrativos y operativos. Pensando en cómo ayudar a las empresas a tener una ciberseguridad efectiva, eficiente y continua, Johnson Controls presenta cuatro recomendaciones a tener en cuenta:

La continuidad del negocio es una prioridad.

Uno de los principales daños que puede ocasionar un ataque cibernético en una empresa es la interrupción de la cadena de producción. Esto se traduce en pérdida de, afecta a su competitividad en el mercado y pone en riesgo la operación a mediano y largo plazo.

“Por eso, cada día toman mayor importancia las tecnologías de operación, que están directamente vinculadas a la eficiencia de las funciones críticas así como a la disponibilidad del sistema, al enfocarse en garantizar un continuo e ininterrumpido funcionamiento de los procesos”, dijo Linnete Velez-Mcknight, Senior Global Product Marketing and Cyber Experience Leader – Cyber Solutions en Johnson Controls.

Es importante contar con un proveedor que ofrezca un equipo permanente de respuesta a incidentes y ayude a tender puentes entre las tecnologías de información y las tecnologías de operación.

La ciberseguridad debe ser personalizada.

De la misma manera que las amenazas cambian con cada víctima potencial, así debe actuar la ciberseguridad.

Muchos de los procesos al interior de cada empresa son únicos, por eso tienen necesidades específicas. Allí cobra gran importancia la inteligencia de amenazas, que permite identificar esas vulnerabilidades potenciales y los puntos críticos donde se puede recibir ataques. Es fundamental ofrecer una alternativa que incluya productos diseñados para ofrecer soporte de inteligencia de amenazas.

Escoger correctamente el proveedor de ciberseguridad.

Lo primero que deben tener en cuenta las empresas a la hora de escoger un proveedor, es que tenga la capacidad de ofrecerle productos y servicios realmente eficientes, profesionales y personalizables. Si la empresa tiene que adaptar su estructura laboral a un modelo de ciberseguridad preestablecido, se pueden poner en riesgo procesos clave y afectar la dinámica productiva.

Hoy, más que nunca, los proveedores deben ser capaces de ayudar al cliente a alcanzar sus objetivos y brindarle el conocimiento del que carece, a la vez que brindan servicios y productos enfocados en hacer más eficiente la ciberseguridad.

La ciberseguridad compete a todos.

Hoy la protección contra las ciberamenazas es una responsabilidad compartida, involucrando de manera transversal a las distintas áreas, sean TI o no, extendiendo, incluso, su campo de acción hacia los proveedores y clientes. De esta manera, se podrá garantizar un sistema más seguro.

Finalmente, no solo es necesario tener el conocimiento formal de las soluciones que pueden ayudar a evitar cualquier incidente, también es importante que las empresas estén a la cabeza en materia del conocimiento de las distintas normativas que rigen la ciberseguridad, como conocer las políticas internas, las directrices y las normas existentes. Todo esto permitirá diseñar una estructura más robusta y eficiente.

De estas recomendaciones se desprenden dos claras conclusiones: en 2022, como nunca antes, las prácticas de desarrollo seguras darán lugar a diseños de productos más resistentes a la ciberdelincuencia y la educación en ciberseguridad permitirá a los clientes abordar los riesgos cibernéticos de una forma mucho más pragmática que en el pasado.

También te puede interesar…

ÚLTIMA EDICIÓN

N° 155 | Septiembre 2022
Ediciones Anteriores

    Comercializá este producto en tu comercio, contactate con el fabricante: