El acuerdo entre el Ministerio de Desarrollo Productivo y la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) para congelar hasta fin de octubre los precios vigentes al 1 de abril de televisores, celulares, microondas y acondicionadores de aire, abrió una expectativa hacia la posible reincorporación de los celulares al plan de financiación Ahora 12.

De lograrse, se permitiría financiar teléfonos cuyo precio de venta al público no supere los 50.000 pesos, es decir, dispositivos de gama baja y, en parte, de gama media. Queda por definir cómo se afrontaría el costo de sostener ese plan de financiación para los celulares, que seguramente fue el motivo de su interrupción el año pasado, porque aunque Ahora 12 solo alcance a los teléfonos con precio al público de hasta 50.000 pesos, se sigue hablando de un negocio masivo, tanto que según la consultora Carrier y Asociados el año pasado, aun con la caída que significó el impacto de la pandemia, se vendieron 6,5 millones de teléfonos y la gama baja, la mayormente alcanzada por esta reactivación del Ahora 12, representó el 82% del total. De todos modos, la primera etapa de este acuerdo no contempla la financiación de celulares, lo que se haría más adelante y “en la medida que las circunstancias lo permitan”, tal como se expresó oficialmente.

El acuerdo entre el Ministerio de Desarrollo Productivo y AFARTE contempla revisiones mensuales a partir de junio por la posibilidad de modificación de variables como el tipo de cambio, porque involucra a productos de fabricación en Tierra del Fuego pero con un componente de insumos importados que se pagan en dólares.