Samsung presentó un televisor QLED 8K con tecnología Upscalling que, gracias a la Inteligencia Artificial, transforma la calidad de la imagen y el sonido a su máximo potencial, independientemente de la fuente de origen. La tecnología 8K aporta 33 millones de píxeles (4 veces más que los televisores 4K).

Otra característica es que no tiene bordes y se puede aprovechar un 99% de la pantalla. El sonido inmersivo traslada el cine a la casa con 6 altoparlantes con potencia de 70 watts y gracias a la Inteligencia Artificial el sonido se reproduce sólo en el lugar exacto donde ocurre la acción utilizando la tecnología OTS+ (Object Tracking Sound +). La tecnología Quantum HDR2000 permite descubrir nuevos niveles de detalle y profundidad y analiza cada escenas para mejorar el contraste añadiendo profundidad y mejoras en los colores. Por medio del machine learning permite convertir distintas fuentes y resoluciones a calidad 8K.