Luego de un año en el que el tradicional encuentro de integrantes de Red Acero debió ser reemplazado por una alternativa virtual que reunió a 55 empresas del sector –el evento presencial quedó reprogramado para fines de agosto próximo–, Luis Alcázar, su presidente, reflexionó sobre lo ocurrido en medio de la crisis por la pandemia de COVID-19, y planteó cuáles son los objetivos para este 2021.

Por Hernán Murúa

¿Cuál fue la evolución de las ventas de electrodomésticos, electrónicos y demás productos por parte de los integrantes de Red Acero, desde que se desató la pandemia hasta la actualidad?
Las ventas del sector, desde el comienzo de la pandemia, estuvieron muy acotadas. Durante los dos primeros meses por estar cerrados, ya que hasta ese momento sólo estaba vendiendo por Internet aproximadamente un 20 por ciento de los socios. Luego, rápidamente, se agregó un 40 por ciento más al sistema. Y debido a la imposibilidad de la gente de trasladarse, el crecimiento en ese segmento fue muy bueno. En síntesis, de acuerdo con las estimaciones que teníamos, las ventas no fueron tan malas como todo hacía prever. Entendemos que tuvimos una caída de alrededor de un 15 a un 20 por ciento respecto de lo estimado a priori. Y en comparación con el año anterior, podemos hablar de una cifra similar de merma. Esta disminución de las ventas no fue por menos demanda, sino por falta de aprovisionamiento y de personal que no podía concurrir a trabajar.

¿Qué fue lo más complejo que debieron modificar para adaptarse a esta circunstancia inédita y mantenerse en el mercado?
Nosotros entendemos que la gestión comercial cambió violentamente por obligación, dadas las circunstancias. Para que se entienda, muchos estábamos trabajando en el canal online pero de una manera no agresiva. Y esta situación aceleró en dos o tres años lo estimado, para crecer a niveles de los países más adelantados en la materia. En cuanto a los cambios que hubo que hacer, fueron muy importantes. Se reprogramó totalmente la logística. Se entrenó especialmente al personal. Y tuvimos que adecuarnos a los nuevos sistemas de ventas, que son totalmente distintos de los tradicionales.

“De acuerdo con las estimaciones que teníamos, las ventas no fueron tan malas como todo hacía prever. Entendemos que tuvimos una caída de alrededor de un 15 a un 20 por ciento respecto de lo estimado a priori. Y en comparación con el año anterior, podemos hablar de una cifra similar de merma.

De aquí en adelante, ¿qué proyecciones manejan para el mercado de 2021 y en función de qué indicadores se sustentan?
Las proyecciones para el presente año hay que dividirlas en trimestres. El que pasó fue muy malo, con caídas de hasta un 40 por ciento en lo proyectado. Esto se dio por la extinción de las restricciones que había, con permisos para juntarse en grupos de hasta doce personas, con la apertura de bares y restaurantes, la posibilidad y la necesidad de la gente de vacacionar, el incremento de sus gastos de escolaridad, del transporte y la indumentaria. Pero para abril, mayo y junio esperamos un incremento en las ventas, fundamentalmente de televisores, ya que tenemos la Copa América de fútbol, que se disputará en nuestro país y en Colombia, entre el 11 de junio y el 10 de julio próximo. Ese tipo de eventos siempre tracciona favorablemente, sin contar con una buena actuación de nuestra Selección. Para julio, agosto y setiembre ya estaremos sobre las elecciones, y siempre los gobiernos tratan de que haya consumo. Y para el último trimestre, tenemos el Día de la Madre y las fiestas de fin de año. Si acompaña el calor, puede que sea buena la venta de aires acondicionados, ya que esta temporada fue pésima.

¿Ya vislumbran un futuro pospandemia?
En cuanto al futuro pospandemia, es muy difícil de pronosticar, porque aún es muy difícil avizorar su finalización. Pero lo que sí es seguro es que el crecimiento de la venta online vino para quedarse.

CONFIANZA: El presidente de Red Acero confía en que la actuación de la Selección Nacional de Fútbol en la próxima Copa América empuje los despachos de televisores y que las próximas elecciones apalanquen el consumo.