“Hay un repunte de las ventas, pero no estamos como el año pasado”

¿Qué balance hacen, en términos de trabajo y comerciales, de lo que lleva en curso la pandemia?
Para nosotros el 2020 fue realmente un año muy bueno, en lo comercial y en cuanto a la relación de la Red con cada uno de los comercios. Si bien el grupo estaba muy desarrollado, ya que el 1 de julio cumplimos 18 años, y ya teníamos un contacto casi cotidiano, todo lo nuevo que trajo la pandemia nos obligó a estar en un contacto mucho más cercano para afianzar el trabajo día a día. Todo era nuevo, como el hecho de tener los locales cerrados, algo que nunca había ocurrido. Finalmente, fue un año muy bueno, que desde el principio nos generó dudas y miedos pero aprendimos mucho y nos fuimos acomodando a los requerimientos del mercado.

Seguramente los primeros meses fueron, como para todos, los de mayor desconcierto. ¿Cuándo empezaron a ver cambios?
A partir de mayo tuvimos un despegue de las ventas, todos los comercios crecieron a lo largo del año de una forma increíble y se posicionaron muy firmemente, cada uno en su localidad. Trabajar en grupo nos permitió actuar centralizadamente y logramos que los proveedores nos abastecieran de mercadería, no toda la que cada comercio individualmente hubiera querido tener, pero no nos faltó durante todo el año en función de las acciones que tomamos. Fue un año positivo en cuanto a la venta y en cuanto a la rentabilidad.

No debe haber sido igual para todos los comerciantes el desafío de arrancar con el comercio electrónico.
Al principio tuvimos dificultades porque el e-commerce no estaba en el pensamiento de todos los comerciantes. Eso hizo que muchos empezaran a trabajar primero por un WhatsApp para luego pasar al e-commerce siempre viendo las necesidades de cada uno en su zona de influencia.

Esa modalidad nueva de comunicación y de realizar negocios no se instaló solo en la relación con el consumidor sino también con los proveedores. ¿Cómo fue ese proceso?
Los tres primeros meses fueron de mucha incertidumbre porque las empresas también estaban cerradas y solo nos vendían la mercadería que tenían disponible en sus depósitos. Después vino un periodo en la modalidad de pre compra para asegurar el precio y las entregas, distribuyendo la mercadería que nos asignaban como Red a todos los integrantes para que cada uno pudiera recibir. Pudimos hacerlo ya que las empresas conocen el buen comportamiento de nuestros comercios y eso nos aseguraba el abastecimiento, todas las empresas nos cumplieron, aunque no haya sido en todos los casos en las fechas previstas.

¿Cómo imaginan tanto la venta y el comercio como el comportamiento o la conducta de los consumidores cuando haya pasado la pandemia?
Si bien el comercio electrónico creció, todavía hay muchos consumidores que quieren y necesitan ir a ver qué van a comprar. Nuestro rubro mantiene un porcentaje importante de usuarios que quieren ver el televisor o la heladera, aunque después terminen comprando electrónicamente.
Yo creo que el comercio electrónico y el de la tienda física van a seguir complementándose uno con el otro. Otro tema es que muchos comerciantes no le prestaban atención al comercio electrónico por las guerras de precios que se generaban y la baja rentabilidad que dejaba. No olvidemos que antes de esta pandemia más de uno que se dedicaba exclusivamente a vender en forma electrónica tuvo serios problemas.

Físico y Virtual
Montemurro no cree que el comercio electrónico desplace a la tienda física. “Si bien el comercio electrónico creció, todavía hay muchos consumidores que quieren y necesitan ir a ver qué van a comprar. Nuestro rubro mantiene un porcentaje importante de usuarios que quieren ver el televisor o la heladera, aunque después terminen comprando electrónicamente”, dijo.

Fuera de la compra y la venta, organizativamente y en la administración de la Red cómo se manejaron?
En algunos aspectos fue como empezar todo de nuevo pero toda la tecnología la aplicamos para estar más cerca que nunca durante todo 2020. En el 2021 seguimos aprovechando todo el aspecto tecnológico, celulares, mails, Wathsaap y Zoom para sacar el mejor negocio para todos nuestros comercios. El buen contacto con todos los proveedores hace más resolutivo el trabajo a pesar que a veces, por distintos motivos, los tiempos no son los que esperamos. No nos olvidemos que no todos estamos en las oficinas todos los días.

¿Apuntan a ampliar la Red o tienen contemplados planes para incorporar socios?
Sí, claro, pero siempre manteniendo el perfil de comercio que vinimos sumando durante todos estos años y que tan buen resultado no ha dado, que es sumar comercios líderes en su zona y con muy buen comportamiento frente a los proveedores.

¿Cuántas empresas asociadas y cuántas bocas de venta tienen?
Tenemos 65 empresas con casi 90 bocas distribuidas en Capital, Gran Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Tucumán, Santa Fe y San Juan.

¿Los efectos de la pandemia impactaron de manera pareja o similar en todos los rubros y en todos los negocios o hubo categorías de productos donde notaron diferencias, para peor o para mejor?
El año pasado los problemas fueron generales. Lo primero que comenzó a faltar fue todo lo relacionado con la electrónica, celulares, notebook, LED y con el transcurso del año los problemas de abastecimiento se fueron incrementando en otras líneas.
En marzo, abril y mayo de este año la caída de las ventas se hizo muy notoria, y eso hizo que el abastecimiento se fuera normalizando. Durante junio y lo que va de julio hay un repunte de las ventas al consumidor final, pero no estamos en los niveles del año pasado.

De cara al futuro inmediato y pensando en volver a la normalidad, o nueva normalidad, ¿cuáles son las expectativas?
Lo primordial es seguir manteniendo en orden los gastos generales de los comercios y mantener también los niveles de facturación. Creemos que los planes de financiamiento Ahora 12 y Ahora 18 van a ser fundamentales para la venta. Sino, va a ser muy difícil que el usuario tenga acceso a los productos.

por Rodolfo Pollini