Con el objetivo de que toda la población se sienta más segura y protegida, la marca de electrodomésticos continúa con la producción de máscaras faciales ofreciendo dos modelos para abastecer del producto a nivel país

En marzo, la compañía de electrodomésticos Liliana adaptó su Planta Industrial de Granadero Baigorria en la Provincia de Santa Fe para desarrollar mascarillas plásticas y afrontar el Covid-19. Hoy, luego de donar más de 15000, desde la marca continúan produciéndolas para llevar tranquilidad y abastecimiento a todo el país.

Poco a poco se flexibilizan diversos rubros y más gente debe salir de sus casas para poder trabajar de forma física. Es por eso que, desde Liliana ofrecen dos opciones de máscaras para uso sanitario, industrial y doméstico. Cuentan con un diseño envolvente, cubriendo todo el ancho y alto de la cara: ojos, nariz y boca. Poseen una visera superior que impide contaminación por fluidos descendentes y que admite su limpieza con alcohol, y/o lavandina.
Todos los materiales son lavables, fáciles de limpiar y esterilizar y por sus placas de PET de máxima calidad, aseguran una larga durabilidad. Ambas se pueden utilizar encima de anteojos y barbijos y no se empaña. Poseen vincha regulable adaptable a distintas fisonomías.

Ya no sólo médicos, policías, bomberos necesitan protegerse y cuidarse sino cualquier persona que deba salir y exponerse en la cotidianeidad, ya sea para ir a hacer las compras o trasladarse para ir a trabajar. El modelo MF150 viene en color negro y el MF250 en color blanco.