Las nuevas TV de Samsung combinan una calidad de imagen extraordinaria, con un sonido que recrea a las salas de cine y un diseño de vanguardia.

Samsung anunció hoy el desembarco de los televisores QN75Q900R en Argentina que están equipados con tecnología 8K, lo que representa un verdadero hito en visualización con más de 33 millones de píxeles por imagen. Cuatro veces más que los televisores 4K y 16 más que los Full HD.

Las nuevas TV de Samsung 8K están equipadas con la tecnología exclusiva de Samsung Quantum Dots (QLED), que brinda una resolución de la imagen impresionante, con un volumen del color del 100% (recrea alrededor de mil millones de colores en la pantalla). El procesador propio de Samsung Quantum Processor 8K impulsado por Inteligencia Artificial da como resultado videos más detallados y naturales, y una experiencia de visualización realista, casi tridimensional.

Uno de los aspectos más llamativos e interesantes de la TV QLED 8K es que mejora la calidad de todos los contenidos y los llevan a una resolución mucho más alta. Así, gracias a la tecnología Upscaling, la TV transforma cualquier imagen, llevándola a una resolución similar a 8K, independientemente de cuál sea la calidad de la imagen original. El procesador Quantum optimiza las texturas y contornos para lograr una mejora considerable en el resultado final que el usuario ve en la pantalla.

En cuanto al sonido, las TV QLED 8K presentan un salto cualitativo sumamente importante al desarrollarse con el claro objetivo de mejorar la experiencia del espectador y brindarle la posibilidad de sentirse en el cine, estando en su casa. Para ello, se incrementaron de dos a seis la cantidad de altoparlantes que equipan este televisor, lo que posibilita un sonido mucho más envolvente e inmersivo. Además, se incorporó la tecnología AVA, que, mediante inteligencia artificial, puede captar los sonidos de ambiente y regular el volumen de las voces del contenido que estemos disfrutando en la TV.

El diseño no se queda atrás: las nuevas TV 8K transforman y decoran los espacios del hogar estén prendidas o apagadas. Con un diseño minimalista, se redujo notablemente el marco negro para otorgarle más lugar a la pantalla.